"¡Cómo vuela el tiempo!", que diría el otro. Y es verdad. Pero hay ideas que perduran, por algo será. Recuerdo que en 2008 comencé a buscar algún centro francés con el que realizar un intercambio. Y esta búsqueda me ofreció un resultado doble y muy superior a lo imaginado.

Por un lado, me adentré en el conocimiento de una plataforma, incipiente en ese momento, fomentada por la Unión Europea para facilitar la comunicación entre jóvenes escolares de los distintos países de la Unión. Esa plataforma es eTwinning. ¿Qué nos ofrece? Encuentro. Y en estos tiempos de repliegue sobre las identidades particulares, cada año descubro y me maravillo más viendo a nuestros alumnos emocionarse, reírse y disfrutar leyendo, escuchando y viendo a chicos de otras latitudes que se lanzan a practicar un idioma extranjero con vergüenza pero con ánimo. Y vencido el primer temor, la continuación es alegría y emoción.

Introducir las nuevas tecnologías en el aula, en este caso en el ámbito del idioma, es espectacular: Los alumnos descubren el componente real del aprendizaje, se aminora la dificultad de la “vergüenza” en la expresión oral de la otra lengua, descubren a jóvenes de otros países que, al final, presentan multitud de semejanzas y comparten múltiples ilusiones, modas, preocupaciones, gustos… Nuestros alumnos descubren que “su” ciudad es algo muy pequeñito en medio de una ciudadanía muy global.

Con las nuevas tecnologías el idioma gana frescura, naturalidad, se hace real y se descubre como vehículo precioso para conocer a jóvenes de otros lugares. Con ellos descubren que la música suena muy parecida en muchas partes, la moda es muy semejante, la comida de los centros comerciales también es muy uniforme. Sin embargo, cuando el aprendizaje del idioma entra en los hogares, el alumno encuentra sensibilidades muy distintas, costumbres culinarias novedosas, horarios variopintos e inimaginados. Es la riqueza del aprendizaje desde la realidad. Y la tecnología lo facilita y favorece.

Gracias a la tecnología, los alumnos acaban ejerciendo de profesores unos de otros sin darse cuenta; lo hacen con gusto porque la comunicación forma parte del descubrimiento y, éste, de la emoción de cabalgar sobre lo desconocido, aunque seguro.

Como resultado último, y aquí llego al segundo aspecto referido al inicio, surgen relaciones entrañables y amistades insospechadas. ¡Qué gran amistad hemos establecido los profesores de los dos centros que tenemos una relación ya larga de trece años ! ¡Qué bonito ver a profesores del centro público francés defender ante su Dirección la relación y el trabajo conjunto con nuestro colegio concertado! Los idiomas sólo pueden ser medio de conocimiento y aproximación entre personas; la tecnología, un útil precioso para facilitar la tarea y los profesores, testigos cualificados y animadores inveterados en el desarrollo intelectual y humano de los jóvenes que se nos confían. 

En Jesús y María, esta nítida apuesta por el desarrollo de la persona y de sus capacidades, forma parte de nuestra identidad más entrañable. Y utilizar los medios que nos ofrecen los tiempos, una cualidad irrenunciable.

Eduardo Villegas