Os estaréis preguntando cuán atareados están siempre los peques de primer ciclo, inmersos en sus laboratorios de aprendizajes. Este trimestre, a través del aprendizaje basado en proyectos, nos hemos adentrado a explorar dos proyectos que nos tienen cautivados: "El hogar, nuestro cuerpo y la familia" junto a nuestro tan esperado "otoño". 

¡Y es que hay tantas cosas por descubrir! Hemos comenzado nuestro viaje presentando nuestro cesto del tesoro donde nuestra inseparable mascota, Tito, nos trajo cientos de objetos del hogar, los cuales hemos usado para explorar, tocar y hacer cientos de divertidas actividades motrices. ¿Cuántos usos daríais vosotros a una cubitera? Nosotros hemos encontrado ya cientos de usos, desde hacer clasificaciones por colores y tamaños hasta cooperar entre todos para hacer puzles multicolor.

¡Y aquí no terminamos…! También visitaron nuestra clase tres cerditos asustadizos que huían a toda prisa de un temible lobo feroz. Decidimos ayudarles a construir su casita utilizando paja, madera y ladrillos de galletas. ¿Quién teme ahora al lobo feroz?

Menos mal que recargamos las pilas con un poco de mosto que vendimiamos en nuestra clase. Nos ha encantado recoger las uvas y aplastarlas con nuestras manos y pies. Hubo también algún intrépido que se lanzó a probar nuestra rica poción.

Las metodologías activas en las que los más pequeños siempre son protagonistas están dando mucho de sí. Dicho esto, nos vamos cual navegantes a descubrir nuevos tesoros.  ¿Nerviosos por saber qué nuevas aventuras nos traerá Halloween? 

Elisa Santos

Tutora de 1º ciclo de Infantil